Mal día en la oficina

Definitivamente el humano no fue hecho para estar encerrado en un cubículo durante ocho horas. Las condiciones laborales del mundo moderno son nefastas. Las presiones son constantes, incesantes, aplastantes. Finalmente nos han corroído el alma, deshumanizándonos por completo. Nos reímos y asombramos ante este estallido de furia. Pero, por dentro, lo envidiamos. Es un héroe, dirá alguno, y no se lo puede culpar. Sus acciones son cuestionables y violentas. Pero logró lo que todos queremos, pero pocos nos atrevemos.

Él, de la peor manera, se sacudió las cadenas mentales del sistema. Se liberó de la rutina y la mediocridad. Luchó por su dignidad, perdiéndola por completo, pero la tragedia lo engrandece. Estalló y su estallido es un testamento de lo bajo que hemos caído, de lo mal que estamos y de lo mal que podemos estar. Mal por él, mal por todos nosotros. Podría ser peor. Lo será.

Ok, es cierto. Lo sentimos. No es la mejor manera de empezar un lunes. Perdona. Así que, como para levantar el ánimo, vaya este clásico de estrés laboral. Si tu empresa aún no ha bloqueado YouTube (¡tienes suerte!) tal vez te interese ver esta compilación y recordar, porque queremos creer que ya la has visto, esta escena clásica de Office Space. Igual, recordemos siempre lo importante, que no son todas malas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s