Primer bebé nacera sin riesgo de Cáncer

Finalmente la ciencia ficción, con sus historias y argumentos maravillosos  esta siendo igualada por la ciencia lisa y llana. Tal vez por eso esta noticia no nos sorprende del todo. De hecho, no debería hacerlo. Paul Serhal, uno de los médicos especialistas en reproducción más conocidos del mundo, del University College de Londres, ha sido el responsable de hacer viable un embrión que, de adulto, será inmune a algunas de las formas más comunes de cáncer. Concretamente el bebé, que del que aún no se sabe si será varón o mujer pero nacerá en Londres esta semana, no posee el gen BRCA1 (“breast cancer 1”), por lo que nunca padecerá un cáncer de mama, ovario o próstata. Al menos, no de origen genético. Este gen BRCA1 está ubicado en el cromosoma 17.  Los padres del niño poseen desafortunadamente este gen  y a traves del embarazo normal el embrión puede tener hasta  el  80% de contraer cancer durante su vida.  Con este nuevo procedimiento de fertilización artificial se selecciono el embrión que estuviera libre de este gen BRCA1 y se produjo el embarazo normal.

En realidad debemos recordar que la eliminación de este gen no impide por completo la posibilidad de futuros problemas. La genetista Siobhan Sengupta, quien ayudó a diseñar este test revolucionario de selección, señala que las niñas que nacen tras una intervención de ese tipo todavía pueden desarrollar un cáncer como consecuencia de factores no genéticos.

Por supuesto, esto plantea todo un dilema profundo, que como sucede en estos casos, divide las opiniones en dos grupos a menudo irreconciliables. Por un lado, y generalmente apadrinados por grupos religiosos u opositores a los avances tecnológicos, mucha gente se revela ante este tipo de practica con argumentos del tipo “no es natural” o “se condenaron a muerte a diez niños para que uno de ellos pudiese nacer”. Por otro, están los científicos que buscan la forma de evitar sufrimientos innecesarios a sus pacientes y los padres, que tienen la potestad de decidir si quieren o no tener hijos (y de qué manera hacerlo). No se trata de una cuestión sencilla. No tenemos que confundir “embrión” con “niño”. Un embrión es un puñado de células que tiene la posibilidad, si todo sale bien, de convertirse nueve meses más tarde en un bebe. Pero aún no lo es. En el otro lado de la ecuación se encuentra la posibilidad de una vida más sana. Por ejemplo, esta técnica se ha utilizado ya en más de mil casos para evitar la transmisión del gen de la fibrosis cística o de la enfermedad de Huntington, que tarde o temprano condena a muerte a sus pacientes.

Ahora la genética nos permite directamente evitar que nuestros hijos enfermen de algunas patologías terribles. ¿Debemos renunciar a esta posibilidad? ¿Es diferente, desde el punto de vista ético, utilizar penicilina para tratar una infección que utilizar una terapia como ésta? Y lo más importante: si fuese tu hijo ¿evitarías que enferme de cáncer mediante este procedimiento?

Fuente :BBC

Anuncios

Mal día en la oficina

Definitivamente el humano no fue hecho para estar encerrado en un cubículo durante ocho horas. Las condiciones laborales del mundo moderno son nefastas. Las presiones son constantes, incesantes, aplastantes. Finalmente nos han corroído el alma, deshumanizándonos por completo. Nos reímos y asombramos ante este estallido de furia. Pero, por dentro, lo envidiamos. Es un héroe, dirá alguno, y no se lo puede culpar. Sus acciones son cuestionables y violentas. Pero logró lo que todos queremos, pero pocos nos atrevemos.

Él, de la peor manera, se sacudió las cadenas mentales del sistema. Se liberó de la rutina y la mediocridad. Luchó por su dignidad, perdiéndola por completo, pero la tragedia lo engrandece. Estalló y su estallido es un testamento de lo bajo que hemos caído, de lo mal que estamos y de lo mal que podemos estar. Mal por él, mal por todos nosotros. Podría ser peor. Lo será.

Ok, es cierto. Lo sentimos. No es la mejor manera de empezar un lunes. Perdona. Así que, como para levantar el ánimo, vaya este clásico de estrés laboral. Si tu empresa aún no ha bloqueado YouTube (¡tienes suerte!) tal vez te interese ver esta compilación y recordar, porque queremos creer que ya la has visto, esta escena clásica de Office Space. Igual, recordemos siempre lo importante, que no son todas malas.