Obsesión por la belleza

 

La publicidad no sólo es una herramienta que comunica nuevas ideologías, que estimula las actitudes de compra creando hábitos de consumo. Los efectos publicitarios que tienen impacto directo sobre nosotros transmiten un amplia gama de sensaciones, sentimientos, actitudes, estética y estilos de vida, nos indica como debemos percibir el mundo que nos rodea y como debemos hacer para construir y/o modificar nuestra nueva identidad. Se hace creer a las personas de todas las edades con mensajes subliminales, bombardeándonos en todo momento que nuestra realidad carece de emoción, simpatía, amor propio nos manipulan muchas veces de adquirir conductas para vendernos algo que no necesitamos, un objeto o sensación que nunca hemos experimentado comienza a tomar forma en nuestra psiquis, de manera que la idea de euforia y de perfección en el intenso placer que produce la adquisición y el disfrute de los objetos y la adopción de nuevas posturas sociales dan como resultado una belleza inherente a la perfección, haciendo que nuestra percepción sobre la belleza esté distorsionada.

 

Este claro ejemplo de la muñeca robot, emergiendo de su caja, demuestra como poco a poco quiere imitar, a una “belleza” dejándose llevar cada ves más y más y queriendo más de esa grata sensación de satisfacción y curiosidad por ser como la chica en el televisor”, lo que la robot no sabe, es que tarde o temprano, caerá, victima de su propia obsesión la cual la llevará su propia autodestrucción. Y claro para la publicidad (representada por la tv robot) no tiene ningún significado.

 

La publicidad está ahí, a nuestro lado, a todas horas, en la pantalla del televisor, en los muros de las calles, en nuestros celulares, en nuestra mesa cuando desayunamos (en las cajas de cereal), en las páginas de los periódicos, en las vallas publicitarias, etc. Nos observa desde donde estemos, con sus mensajes atrevidos y llenos de fantasía, seduciendo nuestra mente, para luego hacernos parte de esa fantasía o simplemente mostrar cuan miserable podemos ser.

 

Todo esto nos lleva a pensar que debemos ser más fuertes y no permitir que la publicidad nos convierta en algo que no somos, seamos lo que nosotros hemos sido siempre sin pretender cambiar la percepción de nuestra realidad.

Hasta la prox. mannover..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s